Lámparas de descarga

Esta categoría engloba principalmente a los tubos fluorescentes y a las lámparas de bajo consumo, también conocidas como lámparas compactas fluorescentes (CFL en sus siglas en inglés), mientras que las bombillas de filamento o las lámparas halógenas no son consideradas RAEE.

Las lámparas son trituradas y lavadas o tratadas en contenedores presurizados. Se usa maquinaria especializada para extraer el mercurio y el fósforo, ambos peligrosos. Entonces, los materiales que quedan son clasificados como vidrio, metales o plásticos. El polvo de fósforo y el mercurio recuperado pueden ser reutilizados en la fabricación de lámparas nuevas. El vidrio triturado se puede utilizar en el recubrimiento de hornos o, si es suficientemente puro, en la fabricación de nuevas lámparas. Las tapas de aluminio van a fundición y otros metales se reciclan también.

Proceso de reciclaje

  1. Fragmentación
  2. Separación
  3. Recuperación de los polvos

Materiales Recuperados

  • Metal ferroso
  • Metal no ferroso
  • Mercurio