Mientras dure el confinamiento decretado por el Estado de Alarma a causa del COVID-19

ERP recomienda extremar las medidas de higiene y seguridad en la entrega de residuos de equipos eléctricos y pilas

  • El SCRAP realiza una serie de recomendaciones para facilitar su entrega segura, dado que en estos días los puntos de recogida y los gestores de residuos están operando con algunas restricciones.

  • Recomienda también, en aquellas poblaciones cuyos puntos limpios no se encuentren operativos, almacenar RAEE en los domicilios hasta que finalice el estado de alarma.

European Recycling Platform (ERP) España, único Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) que opera en España y a nivel europeo, recomienda, mientras dure el estado de alarma, extremar las medidas de seguridad cuando se entreguen los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) y de pilas y acumuladores (RPA) en los diferentes puntos de recogida selectiva que continúan habilitados. En aquellos municipios cuyos puntos limpios no presten servicio, se aconseja identificar y almacenar temporalmente en sus domicilios estos residuos durante el confinamiento.

En este sentido, ERP lanza una serie de recomendaciones para facilitar a los ciudadanos la entrega de sus RAEE y RPA en la situación actual, extremando las medidas de higiene y seguridad, para ayudar así a proteger también la salud de los servicios de recogida, limpieza viaria y gestores:

  • Comprobar si el punto de recogida más cercano está operativo, si se encuentra abierto al público con horario restringido, o si tiene otras limitaciones, para evitar desplazamientos innecesarios.
  • Priorizar la protección de nuestra salud y la del personal que recogerá y procesará nuestros residuos. Para ello, es fundamental seguir las reglas de seguridad que establezca cada punto de recogida, así como las reglas generales de higiene (utilización de guantes siempre que sea posible, lavado previo y posterior de manos, limpieza y estado de los aparatos y pilas, etc.) o de distancia interpersonal.
  • No depositar RAEE ni RPA con la fracción resto, ni dejarlos abandonados en la vía pública. Además del perjuicio medioambiental, este comportamiento dificultaría la labor de los servicios de recogida de basuras y limpieza viaria, un sector esencial estos días.
  • No depositar guantes de plástico, mascarillas u otros equipos de protección en los contenedores de pilas de los supermercados y tiendas de alimentación que siguen abiertos. Es importante no confundirlos con papeleras, ya que, una vez más, debemos proteger la salud de los que manipularan esos contenedores, ya sean otros usuarios o los gestores de residuos.
  • Tener en cuenta y acatar la Orden ministerial emitida por el Ministerio de Sanidad sobre la gestión de residuos, muy especialmente cuando se trate de residuos provenientes de hogares con infectados por el Covid 19. (Orden SND/271/2020, de 19 de marzo, por la que se establecen instrucciones sobre gestión de residuos en la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19).
  • En aquellos municipios donde no se encuentran operativos los puntos limpios, ERP se suma a las recomendaciones sobre la gestión de RAEE durante el confinamiento realizada por algunos organismos como la Agència de Residus de Catalunya (ARC), que abogan por el almacenamiento temporal de RAEE en las viviendas, algo factible ya que a diferencia de otros residuos como los envases o la fracción resto, su generación suele ser más esporádica y no requieren, de forma general, un desecho tan urgente. Esta recomendación se hace extensiva a toda la población siempre que el volumen del residuo lo permita, para evitar así manipulación y desplazamientos innecesarios mientras dure la actual situación de urgencia sanitaria.
  • En el caso de no disponer de un punto de recogida abierto o de haber decidido, por otras circunstancias, almacenar en el domicilio los RAEE y RPA durante el confinamiento, es conveniente no olvidar llevarlos a los puntos limpios, tiendas y otros puntos de recogida selectiva habilitados, una vez levantado el Estado de Alarma. En este sentido, ERP asume su compromiso para movilizar todos los medios y recursos posibles para dar una respuesta rápida e inmediata a ese previsible mayor flujo de RAEE y RPA que aflorará una vez levantadas las medidas de confinamiento.

Finalmente, ERP recuerda que la gestión de los residuos es una de las actividades esenciales definidas en el Real Decreto-ley 10/2020 por lo que continua trabajando para garantizar la recogida y el correcto reciclaje de todos los RAEE y pilas usadas que sigan depositándose en los puntos de recogida habilitados hasta que se levante el estado de alarma actual; siempre en colaboración con las administraciones locales, puntos de recogida, proveedores logísticos y plantas de tratamiento; y velando, especialmente en estos momentos, por la seguridad de las personas involucradas en estos servicios.

Los SCRAP, como European Recycling Plattform (ERP), son organizaciones sin ánimo de lucro constituidas por los fabricantes e importadores de aparatos eléctricos y electrónicos y de pilas y baterías, cuyo objetivo es asegurar la correcta gestión de ese tipo de residuos, una vez finalizada su vida útil, tal y como se indica en los reales decretos 110/2015, de 20 de febrero, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, y 106/2008, de 1 de febrero, sobre pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos.