Reciclaje de Monitores y Pantallas

¿Qué son los monitores y pantallas?

En la tabla de equivalencia de categorías y subcategorías de AEE del anexo III del Real Decreto 110/2015 (A partir del 15 de agosto de 2018), se encuentra la categoría de monitores, pantallas, y aparatos con pantallas de superficie superior a los 100 cm². En esta categoría se incluyen las subcategorías de monitores y pantallas LED y otros monitores y pantallas.

Los monitores y las pantallas se refieren a aquellos aparatos utilizados para visualizar información o imágenes provenientes de otros dispositivos electrónicos. Estos pueden ser tanto monitores independientes como aquellos incorporados en laptops, televisores u otros equipos electrónicos.

Los monitores y pantallas están compuestos por una variedad de materiales, incluyendo plástico, vidrio, metales e incluso sustancias peligrosas como el mercurio o el plomo. Debido a estos componentes nocivos para el medio ambiente, es fundamental gestionar adecuadamente su reciclaje al finalizar su vida útil, como por ejemplo el reciclaje de televisores y pantallas portátiles.

¿Qué aparatos se encuentran dentro de la categoría?

Se incluye aparatos que requieren procesos de reciclado diferenciado, como los tubos de rayos catódicos (de los televisores y monitores más antiguos) que contienen un compuesto de fósforo en polvo que es peligroso, pero también vidrio, cobre y otros materiales escasos que se pueden reutilizar en la fabricación de otros productos. 

También engloba monitores y televisores de pantalla plana y otros aparatos con pantallas como los portátiles. Hablamos de pantallas de gran tamaño, por encima de 50 cm, ya que móviles y tabletas entrarían dentro de la categoría de IT.

La mayoría de pantallas LCD que llegan actualmente a las plantas de tratamiento usan lámparas de mercurio para iluminar la imagen. Para retirar estas lámparas, el aparato debe desensamblarse antes de tratar la pantalla de LCD. Actualmente, se están llevando a cabo diferentes proyectos de investigación para encontrar soluciones más eficientes y automatizadas.

Condiciones de recogida de pantallas y monitores

Los monitores y pantallas que ya no se utilizan deben ser recolectados y reciclados de manera segura. El Real Decreto 110/2015 establece que los fabricantes de estos productos deben hacerse cargo de los costos de su recolección y reciclaje. Esto significa que los consumidores pueden llevar sus monitores y pantallas a cualquier punto de recolección de RAEE, como un centro de reciclaje o un punto limpio. Los puntos de recolección de RAEE también están disponibles en algunas tiendas de electrónica.

Una vez que los monitores y pantallas se recolectan, se envían a una instalación de reciclaje donde se separan los materiales que se pueden reciclar, como el vidrio, el plástico y el metal. Los materiales que no se pueden reciclar se incineran de manera segura.

Las pantallas y monitores con tubos de rayos catódicos (CRT) y pantallas y monitores planos que no posean tecnología LED tienen unas condiciones de recogida y transporte distintas:

Condiciones de recogida: Evitar o minimizar el riesgo de rotura preferentemente mediante jaulas y no estará permitido el depósito en contenedores de grandes dimensiones que provoquen su apilado.

Condiciones de transporte: Se tomarán las medidas oportunas para impedir la rotura de los aparatos y la liberación de sustancias peligrosas. No se permitirá, en ningún caso, operaciones de volcado del contenido del vehículo de transporte como método de vaciado del contenido del vehículo.

Proceso de reciclaje

1. Desmontado manual

2. Separación del tubo de rayos catódicos (Pb Ba)

3. Triturado y separación de metales

4. Limpieza del cristal

Materiales recuperados